.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

martes, 14 de marzo de 2017

patatas frías de Lucre


la receta original. se cortan las patatas a rodajas se cuecen con sal. en una fuente se arreglan mahonesa, trocitos de jamón, de pimiento y huevo duro. se sirven frías.



hoy domingo, 23 de julio de 2017, ya era hora, me he lanzado a preparar las patatas frías de Lucrecia y tenía una duda. ante una receta telegráfica, no sabía como gestionar los pimientos, si fritos, si asados o si crudos. he optado por asarlos; vamos al lío.


los ingredientes. patatas, un pimiento verde y otro rojo, he añadido una berenjena, jamón serrano finamente picado, que se puede sustituir por atún o pulpo, y para la mahonesa, un huevo, sal, vinagre o limón y aceite de girasol o de oliva, yo me he decidido por el de girasol para equilibrar los sabores.








el proceso. cortamos las patatas en rodajas de no más de medio centímetro, incluso más finas, y las hervimos con una pizca de sal, 35´a fuego suave. asamos los pimientos y la berenjena, las envolvemos en papel plata, precalentamos el horno a 200º, luego  bajamos a 180º y con 50´bastará para un asado perfecto. para la mahonesa, cascamos un huevo, sal, vinagre o limón, hasta una cuchara pequeña de mostaza, el aceite y batidora, primero suavemente, para luego acelerar al final, como siempre (sexual mode). podéis ver los ingredientes ya cocinados antes de montar el plato; he reservado algo del jugo de los pimientos para regar el conjunto final. no se ve el huevo duro porque se me ha olvidado, pero, por cómo se relamía una comensal de postín que tengo en casa accidentalmente, con permiso de Lucre, prescindiremos del socorrido cigoto.









foto finish





consejo. tened en cuenta las proporciones de los ingredientes; el ingrediente fundamental de este plato es la patata; en mi opinión, la proporción debe ser dos partes de patata por una de pimientos. 


sobre Lucrecia. un día se hizo el silencio por siempre jamás, como quien en sueño quiere pasar el tiempo de su dolor.


domingo, 8 de enero de 2017

pata de cerdo de Julia

La fuente original. Pata de cerdo de Julia. Lo pone todo en frío la pata cebolla ajos y poquito de laurel, poco, y que baya cociendo. Cuando se suelte la piel del gueso, se saca la pata a un cacerola o tartera. Se cuela el caldo que se ha cocido, y se le echa una copeta de anís (es igual dulce), y se deja un ratito mas que haga chup, chup.



los ingredientes. una pata de cerdo en cuatro trozos, una cebolla, laurel, unos dientes de ajo, sal y "copeta" de anís seco.







el proceso. esta es una receta sumamente sencilla; ponemos en un olla la pata (pulcra hasta la obsesión y perfectamente rasurada), una cebolla, cinco dientes de ajo y una hoja de laurel. cubrimos los ingredientes con agua fría, salamos y 40 minutos en una olla rápida. ese tiempo será suficiente para una cocción correcta; tal y como dice el texto original, para conseguir que la piel se desprenda del hueso y alcance ese punto gelatinoso que es el que se espera. para terminar el plato, retiramos la carne de la olla y la pasamos a una cacerola baja, colamos el caldo y vertemos sobre la carne sin llegar a cubrirla, añadimos la copita de anís seco y prolongamos la cocción a un fuego suave hasta que el alcohol del anís se evapore, rectificamos de sal y un rato mas de chup, chup, o lo que es lo mismo, un rato más para que el caldo reduzca o concentre; ni mucho ni poco, es decir, que quede el suficiente para tomar con la carne.



foto finish





sobre Julia. me solía dar un huevo, ella misma lo metía en el bolsillo de mi babero para asegurarse de que iba a llegar sano y salvo a mi casa;

 -toma, hijo mío; dile a tu madre que te lo haga frito o pasado por agua

me gustaba la amplia e iluminada cocina de casa "fagustino", con un fuego bajo y creo que dos cadieras a los lados del fuego, y lo que más curiosidad me producía era una latita colocada en el "chupón" de la chimenea que al moverla hacía abajo producía un sonido cercano al mugido de una vaca. en aquella casa se fumaba "46"; por la cocina, en la planta alta de la casa, se accedía a una terraza desde la que se alcanzaba a ver una parte del pueblo nueva para mi, con tejados y muros desconocidos, a pesar de la finitud miserable de aquella comunidad rural, distribuida en no más de cinco calles con sus dos plazas y tres fuentes. yo recibía la orden de subir a casa de Julia y sabía que era para bajar con mi huevo en el bolsillo, sin poder explicarme la causa última de aquella rutinaria generosidad. 

lunes, 31 de octubre de 2016

canelones de Gloria la de "la Enrica"

los ingredientes. las láminas de pasta; para la bechamel (harina, mantequilla, leche, nuez moscada, pimienta); para el relleno (250 grs. de menudencias de carne  para rellenar unos 20 canelones y cebolla), queso rallado y más mantequilla; va de suyo que necesitaremos aceite de oliva y sal.






el proceso. para el relleno Gloria utiliza restos de carne; en este caso algo de ternera, cerdo y pollo; primero la sofrío y paso por una capoladora; el segundo paso para preparar un buen relleno es pochar un poco de cebolla, mezclarla con la carne y pasarlo todo una segunda vez por la capoladora, se obtiene así una relleno sin tropezones. finalmente, para lograr una textura ligera lo mezclaremos con parte de la bechamel, hasta que alcance ese punto que haga exclamar a nuestros comensales "el relleno finíiiiiiiiiisimo.". la cocción de la pasta será según instrucciones del fabricante y la bechamel según cualquier libro de recetas, yo añado pimienta y nuez moscada, horneamos los canelones disponiendo unos dados de mantequilla sobre el queso rallado, y ya está.







el orden. como es una receta que reúne varios pasos es fundamental proceder con cierto orden, primero coceremos la pasta, luego preparamos la carne y finalmente la bechamel.




foto finish. 




sobre Gloria. creo que los canelones de la foto no se parecerán en nada a los de Gloria, son mis primeros canelones y sospecho que me han quedado algo pesados, probablemente se me ha ido la mano con la mantequilla y el aceite del relleno, pero es lo que tiene "la primera vez",  que suele ser un desastre, pero es un desastre que no empaña la emoción de lo desconocido. Gloria es una excelente cocinera, una mestressa con autoridad. sentarse a su mesa exige algo más que apetito, merece un paladar de nivel para sentir la pizca exacta, el tiempo medido, la intensidad correcta del fuego; a mi modo de ver, la cocina de Gloria es como ella, cocina recia monegrina, atemperada con la luz cosmopolita del mediterráneo barcelonés.

jueves, 20 de octubre de 2016

judias blancas

los ingredientes. judias blancas, un tomate, una cebolla, una cabeza de ajos, sal, aceite y dos cucharadas de vinagre. he optado por una disposición mágica de los ingredientes agrupándolos en dos grupos de tres, que es un número cargado de simbolismo, sumados hacen siete, otro número con fuerza simbólica; y no es para menos, porque este plato hunde sus raíces en la sabiduría, la voluntad y la inteligencia del pueblo. este es uno de los platos que pone a prueba las relaciones de pareja.





el proceso. a diferencia de los garbanzos, las judías blancas no deben ponerse previamente a remojo, bastará con cubrirlas con agua fría, y al romper el hervor se les cambia ese agua por otra fría, así, tres veces; con la última  añadimos el tomate, la cebolla, la cabeza de ajos, la sal y el aceite de oliva (generoso); el agua debe cubrir escasamente los ingredientes; en cuanto a la cantidad de judías bastará un puñado por persona. el tiempo de cocción depende de la edad de las judías, en este caso se trataba de unas judías leonesas de la anterior cosecha; en resumen, dos horas de cocción con un hervor suave, que es el punto de fuego que se recomienda para lograr un caldo trabado y que las judías no se desintegren. finalmente, quince minutos antes de retirarlas del fuego, añadiremos una o dos cucharadas (depende de la cantidad de legumbre) de cualquier vinagre y destapamos la cazuela para que se evapore. para la presentación he aprovechado tres dientes de ajo mega-cocidos, que aportan un sabor suave y dulce, las hojas de laurel, para que quede aparente (creo que no se comen) y un golpe de aceite de oliva. opcional, nuez moscada y, para los arriesgados, una miajina de canela.



foto finish



sábado, 8 de octubre de 2016

tortilla en trampa

los ingredientes. para la tortilla en trampa aprovecharemos la miga de un pan seco, que alegraremos con abundante perejil, pizca de sal y, por supuesto, aceite de oliva y huevos.





el proceso. desmenuzaremos la miga de pan con las manos, tiene que quedar ni muy fina ni muy gorda, la mojaremos en los huevos batidos y añadiremos el perejil finamente cortado, pizca de sal y aceite de oliva en la sartén.




foto finish



la tortilla en trampa es un alimento humilde que aporta los hidratos de carbono del pan y la proteína del huevo; el perejil fresco, aparte de distintas vitaminas y otras propiedades medicinales, concede a la tortilla un toque de frescura que aligera la miga del pan. la tortilla en trampa se presenta también como ingrediente del "salmorrejo" (que no salmorejo), plato  contundente de cuchara cuyos ingredientes básicos son la longaniza, la costilla o el lomo de cerdo (el salmorrejo no se aconseja para los que están preocupados por su dieta, salvo que lo tomen de "uvas a brevas"), habrá un hueco para el salmorrejo; en este blog, desde la humildad más sincera, nos vamos a atrever con todo.